En Sierra de San Pedro.

Las sierras de Loriana, Gorda, Vidrio y del Cancho, se esconden en el suelo de Puebla de Obando. Con ello nos adentramos en este pueblo alegre de calles quebradas y arquitectura tradicional.

Puebla de Obando, de película.

El viejo proyector del cine Ideal enclavado en una pequeña rotonda nos revela que visitar este lugar será de película. La Iglesia parroquial de San Ildefonso, de arquitectura sencilla, alberga al patrón de la villa, en cuyo honor se celebra el 23 de enero, un festejo con el conocido baile de “las cintas”.” Los mayos”, “Las Cruces” y San Isidro, hacen de mayo un mes de jaranas encadenadas. Siendo el fin de la película el 14 septiembre con las fiestas de Exaltación del Santísimo Cristo de la Piedad.

Naturalmente Puebla de Obando.

El pueblo obandino, está trazado sobre un escenario natural perfectamente comunicado. Cordeles, vías y cañadas como, la Real del Puerto de la Villa, Sancha Brava, El Molino y la Real del Puerto del Pico y Miravete, te invitan a perderte por la dehesa y parajes impresionantes de las sierras. Todo esto regado por las aguas frescas de innumerables arroyos y la Rivera de Lurianilla. Alcornoques, encinas, jaras y madroños te acompañarán en el viaje.

Senderos de Puebla de Obando.

Las sierras en conjunto te dará mucho para disfrutar. Desde una jornada de recogida de setas y espárragos mientras aspiras los aromas del tomillo salsero y el orégano. O simplemente buscar la tranquilidad y deleitarse de sus hermosas vistas panorámicas de las sierras, La Charca y La ermita de San Isidro. En consecuencia puedes disfrutar de una jornada de senderismo y ornitología.

Turismo rural, Puebla de Obando

Además de todo lo anteriormente comentado, quedarás impresionado por su natural exuberancia y degustarás platos típicos. Por eso aseguramos que Puebla de Obando tiene sabor extremeño. Un pueblo con ambiciones e ideales que aspira a abrirse camino en el fascinante mundo del turismo rural y natural.

Un pueblo de sensaciones, alegría y sabores, con olor a la Sierra de San Pedro

SAN ILDEFONSO. Fiestas Patronales (23 de enero) La fiesta de San Ildefonso, se encuentra recuperándose, tras unos años, en que las actividades se reducían únicamente a tipo religioso. Hubo un tiempo en que en estas fiestas se celebraba la que posiblemente era la primera corrida de la temporada en forma de festival. Las primeras espadas del panorama nacional se daban cita en el coso obandino. Se ha recuperado un baile tradicional, llamado “de las Cintas” en honor del santo, asimismo, las actividades diversas van mejorando una fiesta que por su meteorología y por la rareza del calendario, prácticamente se perdía.

LOS MAYOS Y LAS CRUCES. Los Mayos: El día Primero de Mayo, Puebla de Obando, aparece con unos especiales visitantes. Son caricaturas de personajes, que improvisan pequeñas tertulias en cualquier rincón de pueblo, acompañados de la visita de vecinos y amigos, y prácticamente todo el pueblo, dispuesto a reír un poco con las ocurrencias de ese año. Ropas viejas, y no tan viejas, que se rellenan de paja, de trapos, de cartón y que dan una vistosidad especial a las calles. Se le llaman “los mayos”.
ROMERÍA DE SAN ISIDRO LABRADOR (15 de Mayo) Como casi todos los pueblos de economía agrícola, también celebramos la romería de San Isidro, y se hace en Puebla de Obando de una manera muy particular, no muy conocida por los forastero, pero si apreciada por los habitantes de esta villa. Es tradicional, días antes de la Romería ir a delimitar el lugar que se va a ocupar, alrededor de grandes alcornoques y encinas con la vista al fondo de la Charca, a los pies de la Ermita de San Isidro. Todo el paisaje, presidido por la Sierra Gorda. La Cañada Real, sirve de paso a los romeros, durante el día, o los días que dura la fiesta, La Romería se asienta en un antiguo descansadero de la antes mencionada cañada.
CRISTO DE LA PIEDAD (14 de septiembre) Las fiestas del Santísimo Cristo de la Piedad, coincidentes con la Exaltación de la Santa Cruz, tienen su origen en la vinculación de este pueblo con el Convento Franciscano de Loriana, deshabitado desde la Desamortización de Mendizabal. Así la mayoría de las imágenes existentes en el templo parroquial, provienen de este Convento Franciscano, hoy en ruinas.

– JORNADAS MICOLÓGICAS, Cada año en otoño, se celebra en la localidad de Puebla de Obando en su Sierra de San Pedro las «Jornadas Micológicas». Un evento sensacional para visitar el pueblo, perfeccionar nuestros conocimientos seteros y porque no, disfrutar de suculentos manjares micológicos.

El Convento Franciscano de San Isidro, peligro de muerte.

Un paisano del pueblo nos pidió visitar y contar lo que vimos. Camino del Cortijo de Loriana llegamos al Convento Franciscano de San Isidro, construido sobre una antigua ermita de origen templario. Nos recibe un claustro con arcos de medio punto sobre columnas que sostienen la planta superior y centrado por un pozo. Pasmado porque en cada piedra y cada rincón aún sentirás la energía de sus antiguos moradores, los monjes franciscanos. Atónito también porque a pesar de ser un lugar declarado de Bien de Interés Cultural en el año 2013 y formar parte de nuestro patrimonio monumental, su estado precario y ruinoso tan solo es rehabilitado con un poco de pintura sobre sus viejos muros con una inscripción rudimentaria de “peligro de muerte”. Es tan precario su estado que nos fuimos de allí contrariados con la advertencia justificada, que realmente es el monumento el que se muere.

Puebla de Obando, un pueblo vivo a caballo de Badajoz y Cáceres. Ven, disfruta y no se lo cuentes a nadie.