Agua, Raya y Naturaleza ¡Un Pueblo!

A los pies del Castillo de la Beltraneja, bañada por el Río Gévora y fiel guardián de la cultura castúo-alentejana, llegamos a La Codosera. Población con tendencia errante entre España y Portugal, que ha resuelto permanecer extremeña. De cultura rayana, que remonta sus orígenes a la prehistoria.

Fe, Devoción y Peregrino Español

Pueblo bendecido por el Corazón de Jesús, fiel centinela que desde la atalaya del Castillo de La Codosera, nos muestra parte de su origen en las ruinas del Puente Romano. Su fe reflejada en sus monumentos eclesiásticos, como la Iglesia de Nuestra Señora de la Piedad, las ermitas de Nuestra Señora de la Luz y Varse, y el Santuario de Chandavilla que fue construido sobre pedestal de una aparición Mariana a mediados del siglo pasado. Rodeada por hermosas aldeas-caseríos como la Rabaza, Bacoco, El Marco (con el puente internacional más pequeño de Europa), la Tojera, Varse y La Vega, hacen de su entorno, un estilo de vida rural único, que Naturalmente Badajoz pretende encumbrar como icono de nuestra causa.

Olor a tierra mojada y pan recién hecho

Empapada de historia, cultura y naturaleza, nos ofrece uno de los paquetes turísticos más atractivos de Extremadura. El Complejo Piscinas Naturales Río Gévora, constituye un paraje natural magnífico donde dejar libres nuestro sentido y llenarnos de su frescor, el susurro del agua, el ruido del viento entre las hojas de las copas de alisos y chopos, el trino de los pájaros y el olor a campo, que además ponen a nuestra disposición los servicios más adecuados para hacer de nuestra estancia, momentos inolvidables.

Naturalmente La Codosera

Podemos disfrutar en nuestras andanzas, de recorridos por parajes originales como las Rutas de la Sierra, del Marco, de los Castañales, del Gévora y de la Ermita de la Lapa, que además por su riqueza avifauna, setas y montes de ribera, una vez lo pisemos, ejercerá una seducción ante la que nunca más lograremos resistirnos. Además, disfrutaremos a escasa distancia de Badajoz de aguas limpias manadas de las Sierra de San Pedro y San Mamede, que hacen del Río Gévora, sus afluentes el Zapatón, Codosero, Gevorete, Abrilongo, y todos sus demás tributarios, uno de los espacios naturales mejor conservados, objeto de especial protección por su entorno.

Naturalmente Badajoz ha descubierto en La Codosera, infinidad de rincones en los que perdernos.