Un pueblo con futuro.

El 16 de mayo de 1811 en esta localidad extremeña tuvo lugar su famosa batalla encuadrada dentro de la Guerra de la Independencia Española. En ella intervinieron combatientes de cinco naciones diferentes; la situación de la localidad, ante la estrategia de los ejércitos la hacían propicia para el desarrollo de la misma tanto para los ejércitos aliados (anglo-portugués, español y alemán) como para los ejércitos napoleónicos. Fue considerada una de las batallas más sangrientas.

Turismo, Naturaleza y Deporte.

Actualmente, la recreación de aquel suceso es Fiesta de Interés Turístico Regional de Extremadura, con el nombre de La Batalla de La Albuera.

La fama de este nombre a la que aludía el poeta romántico Lord Byron, convoca extensas y admiradas muchedumbres como lugar en el que un día cruzaron sus armas los soldados españoles, portugueses, británicos y alemanes, con tropas francesas y polacas de Napoleón.

¡Oh Albuera, campo de gloria y de dolor!
Cuando el peregrino espoleó su corcel en tu llanura,
¿Quién podría pensar que, en breve, aquel paisaje,
teatro confuso, sería sangre y tumulto?
¡Paz a los muertos! Ojalá los bélicos laureles
y los desgarros del triunfo prolonguen tu galardón.
Hasta que otros caigan y nuevos adalides se impongan,
tu nombre convocará extensas y admiradas muchedumbres
y lucirá en los versos deleznables de esta balada fugaz.

 

Era inevitable no empezar de esta forma “bélica” para presentar La Albuera, pasarnos por el monolito de “Las Baterías” en honor a los caídos, entrar en el Centro de Interpretación de La Batalla o pararse en los murales de azulejos pintados a mano que hay en la entrada y salida del pueblo conmemorando la batalla.

Pero no podemos olvidarnos de la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Camino, que empezó a construirse en el siglo XV hasta el XVII, o de sus puentes “El Viejo” siglo XV o “El Nuevo” siglo XVIII

Aprovecharemos para degustar su rica gastronomía y probaremos “Los huevos al alcalde”, “las albueriñas”, “las gabachitos” o las “migas albuereñas”.

Eso sí, Naturalmente Badajoz , recorre La Albuera para mostrarte su turismo ornitológico, pues en sus lagunas se pueden observar gran cantidad de aves acuáticas y típicas de los humedales: somormujo lavanco, zampullín chico, focha común, ánades, etc. Situado entre dehesas de encinas, cultivos agrícolas y pastizales mediterráneos encontramos un paraje singular en Extremadura: los Llanos y el Complejo Lagunar de La Albuera.

Este complejo de lagunas endorreicas naturales es el más importante de la región, consta de 12 lagunas naturales y 7 charcas artificiales. Junto a estas lagunas temporales mediterráneas encontramos zonas subestépicas y estepas salinas, que representan tres de los hábitats prioritarios para la Directiva Hábitats de la Unión Europea, formando un entorno natural de elevada biodiversidad.

Y siempre nos podremos despedir de La Albuera orgullosos de haber visitado la “Muy Herióca Villa de La Albuera” como así la nombró el rey Fernando VII.