De Caza, y Naturalmente Badajoz

“Se considera acción de cazar, la ejercida por el hombre mediante el uso de artes, armas o medios apropiados para buscar, atraer, perseguir o acosar a los animales definidos en la Ley como piezas de caza, con el fin de darles muerte, apropiarse de ellos o de facilitar su captura por tercero”.

Este concepto es el que marca la legalidad. Con ello no debemos entrar en otros matices, que edulcoren, quiten drama o glorifiquen el objetivo final de la labor cinegética. El objetivo no es otro, que capturar un animal que vive en un entorno natural, formando parte del medio en que se desenvuelve y cuya presencia en el mismo, le hace ser parte de un ecosistema cuya sostenibilidad, requiere que esté en el mismo, para que otras especies, se sustenten, evolucionen y diversifiquen.

Caza Badajoz, Turismo cinegético

¿Es posible en Extremadura, tocar el Turismo, sin incluir el deporte cinegético, como concepto turístico muy importante en nuestra región?

No cabe posibilidad de hacerlo efectivo, por los muchos intereses económicos que mueven en las zonas rurales, donde, en muchos casos, no existen muchas otras alternativas de generar fortuna. El Cazador, renueva esa licencia y no piensa que es cara, si la postura en la montería es de un valor excesivo o si la cuota anual del coto es elevada. Después de la montería o de la temporada, tacha el importe con arreglo a como le haya ido; pero en cualquiera de los casos, de prescindir de los recursos económicos que genera la caza, pagar los impuestos nos costaría más.

¿Sería posible sostener en el entorno natural, las especies cinegéticas, sin ejercer la caza sobre ellas?

Mantener todos los espacios naturales, poblados de ciervos, corzos, muflones o jabalís, sin vender las monterías, los ganchos, las esperas y los recechos… Evidentemente no sería sostenible, mantener las superficies que hay de especies cinegéticas, sin introducir la ganadería doméstica.

Ese mundo feliz que imaginamos, de ver la vaca retinta con los ciervos, me pregunto si sería apropiado compartir una súper población de herbívoros, sin diezmar nuestro otro tesoro, la vegetación, su variedad y los grandes reductos que hoy existen en nuestra Comunidad, que no es otro que El Monte Mediterráneo.

A caso sería igual, el control de enfermedades zoológicas, su expansión y repercusión de contagio, con una superpoblación en la convivencia de los herbívoros naturales, con los domésticos.

Desde un punto natural, su reproducción libre, al carecer de depredadores naturales en un número apropiado, impediría el control natural de su expansión y aunque no sea el más provechoso el Cazador, como depredador natural, no es el único con el que cuentan muchas especies.

Quiero ser ecologista, naturalista y protector, pero teniendo los pies en el suelo, y de forma adecuada. Por ello, quiero respetar los derechos de todos los ciudadanos y su intereses, sustentando la sostenibilidad del campo, entre la caza, la naturaleza y la actividad agroganadera, sin preguntarnos si ¿estaríamos dispuesto a abonar mediante impuestos, arbitrios o cualquier otra forma recaudadora, para afrontar los daños que se ocasionarían con una superpoblación de animales que ahora están diezmado por la acción del hombre mediante la caza?

¿Podrían sostenerse familias, pueblos y regiones, en muchos casos, poco favorecidas por la agricultura y ganadería, sin la caza?

¿Cómo afrontaríamos la desaparición y abandono de perros que ahora dependen de la caza?, ¿acaso estamos dispuestos adoptar, cada extremeño a un perro, para liberar al rehalero, que ahora cuida de 80 animales y que además de prohibirle cazar, también le obligamos al manteniendo y cuidados de sus perros?

Actualmente no existen los mecanismos naturales en el campo de control de especies, para que todo evolucione de forma sostenible, sin romper la “armonía” que ahora existe, sin quedar diezmada una de las dos, la natural o doméstica. Por ello trabajaremos para que de la forma más respetuosa posible, puedan sustentarse conviviendo el respeto por la naturaleza, la agroganadería y por qué no, la caza.

¿Es posible prohibir la caza y vender Extremadura, como un espacio natural ecológico?

No es posible, la superpoblación del planeta, perfectamente reflejada en Extremadura, hizo que alterásemos los espacios naturales para cada vez producir más productos agrícolas y ganaderos, para cada vez alimentar a más personas, destruyendo los espacios naturales, para producir más cebada, más trigo…Pudiera que la decadencia de los animales, hoy piezas de caza, la achaquemos solo a la presión de la caza y no veamos otros horizontes, porque es muy fácil decir, “PROHIBIMOS LA CAZA”, pero realmente estamos preparados para afrontar de forma adecuada, la sostenibilidad de la naturaleza sin la caza?

Y porqué vamos a prohibir la Caza en Extremadura, cuando además de la importancia de los terrenos cinegéticos de nuestra región, podemos competir en calidad con los del resto de España y sin lugar a dudas, tanto en espacios cinegéticos muy adecuados como en espacios naturales. A caso, ¿tiene algo que ver la caza?

PROHIBIR, ¿ES CONCEDER LIBERTAD?, ¿deseo que me delimiten mi libertad? o por el contrario, trabajar por unos espacios donde perfectamente pueden coexistir el conejos, las águilas y los cazadores?

Hagamos de nuestra libertad, nuestra bandera, hagamos de nuestra capacidad de movernos para respetarnos, compartamos esos espacios que aún tenemos e intentemos preservarlos, mejorarlos y conservarlos, para que nosotros y nuestros hijos, LIBREMENTE, los sembremos, tengamos nuestros ganados, paseemos y los fotografiemos y ¿Por qué no?, los cacemos.

Esto es Naturalmente Badajoz y nuestro entusiasmo, será velar por los intereses de forma razonable de todas las partes, apoyaremos especialmente las actividades naturales que no dañen a los animales, orientaremos el estricto cumplimiento de las normas que regulan la protección de ellos y haremos conocer, cuantas actividades garanticen la conservación de las especies.

Nos gustan nuestros animales “vivos y coleando” por lo que jamás mostraremos un animal muerto o cazado y aunque no seremos partícipes de prohibir nada por lo que antes hemos comentados, sí perseguiremos al cazador furtivo, defenderemos una caza controlada y sostenible, pero sobre todo, potenciaremos actividades cinegéticas relacionadas con el deporte en naturaleza como el tiro con arco, tiro al plato o cetrería.

Con ello gritamos, CAZA SÍ, PERO NO A CUALQUIER PRECIO